Entretenimiento

Inesperada y conmocionante muerte del poeta del rock Palo Pandolfo

El músico, creador de influyentes bandas como Los Visitantes y Don Cornelio, falleció imprevistamente este jueves, tras desvanecerse mientras caminaba por la avenida Díaz Vélez, en el barrio porteño de Caballito.

Palo Pandolfo, trovador rockero de alto vuelo y fortísima influencia estética en la escena local a partir de liderar proyectos como Don Cornelio y la Zona y Los Visitantes, murió súbitamente este jueves a los 56 años en una calle del barrio porteño de Caballito.

Con esos dos grupos Palo tuvo voz propia y referencial en el rock de los ’80 y ’90 y ese legado trascendió larga y hondamente más allá de la popularidad ocasional de esos repertorios ya que marcaron una huella creativa dentro de la música argentina.

Pandolfo fue un compositor y poeta capaz de dotar de nuevos sentidos a la canción rockera y su aporte -más o menos palpable- es una referencia ineludible de la música popular argentina de las últimas cuatro décadas.

El artista nacido como Roberto Pandolfo el 22 de noviembre de 1964 en el barrio de Flores, tuvo tempranamente clara su ligazón con el rock y en su secundaria técnica Ingeniero Huergo encabezó a guitarra y voz el grupo juvenil Sempiterno.

Apenas un año después de aquella experiencia iniciática, dio impulso a Don Cornelio y la Zona junto a Alejandro Varela (guitarra), Claudio Fernández (batería), Federico Ghazarossian (bajo), Fernando Colombo (saxo) y Daniel Gorostegui (teclados), inaugurando una embriagadora síntesis entre el final del sonido punk y el acento criollo.

Solo dos discos (el primero homónimo, de 1987 y con producción de Andrés Calamaro; y luego “Patria o muerte”, de 1988), regalaron piezas que marcaron rumbos sonoros y poéticos.

Además del hit “Ella vendrá”, “Tazas de té chino”, “El rosario en el muro”, “Espirales”, “Patearte hasta la muerte”, “Luna de fuego”, “Cabeza de platino” y “Tarado y negro”, construyeron un ideario posible para la nueva música afirmada en esta parte del mundo, toda una declaración de principios que le valió ser elegido como número de apertura de Iggy Pop en el estadio Obras.

“Fuimos psicobolches reconvenidos en modernos de un día para el otro lo que duró un año, el 1984; en 1985 éramos románticos, en el 86 ya éramos dark, en el 87 y 88 post punk y en el 89 ya no se sabe qué carajo éramos porque perdimos totalmente el norte”, repasó Pandolfo en charla con Télam en abril de 2015.

FUENTE: Agencia Télam

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: